ARQUEOLOGIA-PARQUE NACIONAL MT ISLAS ATLANTICAS DE GALICIA

 

 

Miguel San Claudio rastreará con un detector de metales la zona donde aparecieron las balas de cañón

El arqueólogo Miguel San Claudio realizará una rastreo con un detector de metales por la playa de las Cíes donde aparecieron dos balas de cañón pertenecientes a un barco del siglo XVII o XVIII. La operación se extenderá a todas las playas de estas islas viguesas, y se completará con un rastreo submarino.

La dirección del parque nacional ha encargado este trabajo a Miguel San Claudio, que ya hace dos años realizó la catalogación del patrimonio submarino de las islas. Su retorno se produce tras el hallazgo de dos balas de cañón que, según las primeras apreciaciones de los expertos, podrían haber pertenecido a un buque de los siglo XVII o XVIII.

Las dos piezas han sido enterradas en el mismo lugar donde se encontraron como medida dirigida a asegurar su conservación, ya que al extraerlas de la salinidad marítima que las acogió durante los últimos siglos podría iniciarse un proceso de oxidación que terminase por deteriorarlas.

Los expertos consultados por este periódico habían apuntado la posibilidad de que en los alrededores de las balas de cañón podrían hallarse los restos del barco al que pertenecieron. Con esta hipótesis, Miguel San Claudio realizará un amplio rastreo de la zona que ayude a detectar otros restos de aquel naufragio.

Las dos balas de cañón aparecieron en una playa de las Cíes, tras alterarse los niveles de arena debido a los temporales de las últimas semanas. La dirección del parque ya dio parte del descubrimiento a la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta de Galicia, que ha autorizado la nueva investigación.

Las Cíes son un espacio altamente rico en restos arqueológicos, tanto en tierra firme como en las aguas cercanas. En las diferentes campañas de investigación realizadas en el parque se han podido detectar y registrar más de cincuenta restos de barcos hundidos. El arco cronológico de estos pecios es muy amplio ya que se pueden encontrar restos de embarcaciones medievales, como de buques hundidos a lo largo del siglo pasado. En tierra ocurre algo semejante. Los restos más antiguos se corresponden con el Paleolítico, representado por objetos como un pico raspador o un bifaz. Las etapas posteriores también han sido estudiadas a través de piezas neolíticas, como molinos de mano o piezas decorativas. La época castreña tiene su epicentro en el castro de Hortas, en Monte Agudo. Ánforas, restos de un monasterio y un eremitorio dan muestra de la riqueza de este lugar tan apreciado en otros aspectos.

 


 






los comentarios han sido deshabilitados.